Distrito Capital, Bogotá
Martes, 02 de Abril de 2019
Se presume que estas personas están vinculadas a la organización que habría asesinado a dos cubanos en el 2016.

En desarrollo del Plan de Choque ‘El que la hace la paga’, Construyendo Seguridad, la Policía Nacional a través de la Dirección de Investigación Criminal e INTERPOL ‘DIJIN’, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos - ICE, capturó en la ciudad de San José de Cúcuta (Norte de Santander) y Turbo (Antioquia) a cuatro personas sindicadas de pertenecer a una organización dedicada al tráfico de migrantes.

La investigación inicia en septiembre del 2016, tras una serie de asesinatos que se estaban realizando en contra de migrantes extranjeros en la zona del Golfo de Urabá, tras la denuncia de un ciudadano cubano quien informa del asesinato de dos connacionales.

En el año 2017 fueron capturados las personas conocidas como ‘Tijeras’, ‘Play Boy’ y ‘Mundo Malo’, como presuntos responsables de los hechos ocurridos en el mes de septiembre del 2016 en Turbo (Antioquia), donde fueron asesinados dos cubanos, por dicho evento fueron sindicados por los delitos de concierto para delinquir, homicidio y tráfico de migrantes, posteriormente en el año 2018 fueron extraditados a los Estados Unidos, para ser presentados ante el Distrito Sur de La Florida.

A finales del año 2018 fue hallado culpable la persona conocida como ‘Tijeras’ y sentenciado a quince años de cárcel, mientras que en febrero de este año ‘Mundo Malo’ y ‘Play Boy’ fueron condenados a 45 y 50 años de cárcel.

Dentro de esta investigación se pudo establecer que había otras cuatro personas vinculadas a esta organización, quienes en cabeza de un sujeto conocido como ‘Guaco’, presuntamente serían los responsables de recibir a los migrantes, coordinar el transporte y alojamiento de estos, mientras realizaban el ingreso por la frontera de Ecuador y Venezuela, haciendo tránsito por las ciudades de Medellín o Cúcuta hasta la región de Urabá, para ser transportados vía marítima y terrestre hasta la frontera con Panamá, con destino final a los Estados Unidos.

Mediante la investigación se logró identificar que esta organización criminal tenía injerencia en los departamentos de Antioquía (Medellín, Apartadó, Turbo, Necoclí), Norte de Santander (Cúcuta), Valle del Cauca (Cali), Nariño (Ipiales), Chocó - Acandí (Sapzurro y Capurganá) y Amazonas (Leticia).

Estas personas deberán responder por los delitos de tráfico de migrantes y concierto para delinquir ante las autoridades colombianas.