Nariño, San Juan de Pasto
Miércoles, 23 de Octubre de 2019
A pesar del homicidio continuaban exigiendo dinero a la familia
  • captura-mujer-secuestró-asesinó-bombero

En el marco de la ofensiva nacional contra el delito ‘El que la hace, la paga’, la Policía Nacional de todos los colombianos, a través del Gaula, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, resolvió un lamentable caso de secuestro y desaparición que terminó con el hallazgo de los restos óseos de un hombre en zona rural del municipio El Encano, departamento de Nariño, y la captura de una de las responsables de este atroz crimen.

EL bombero Luis Ignacio Ascuntar Tulcan llevaba más de 33 años laborando en la Aeronáutica Civil, en el Aeropuerto Antonio Nariño, ubicado en el Municipio de Chachagüí (Nariño). La vida de este hombre de 57 años, terminaría en tragedia cuando decidió prestarle 35 millones de pesos a dos mujeres conocidas como ‘las hermanas arcos’.

El Gaula de la Policía despliega una investigación para dar con el paradero del bombero, pudiendo esclarecer que el día 11 de abril de 2019, Luis Ignacio efectivamente, había sido citado en un restaurante ubicado en la ciudad de Pasto, (Nariño), donde presuntamente le pagarían una deuda de 35 millones de pesos que le debían las hermanas.

Posteriormente habrían salido de ese establecimiento en un taxi para un lavadero de carros donde estaría estacionado el vehículo donde tendrían el dinero guardado para supuestamente pagárselo. Desde ese momento no se supo más de Luis Ignacio.

Al ser indagada por el paradero del señor Luís Ascuntar, esta manifestó que en compañía de su hermana le habían cancelado el dinero adeudado y de allí se había despedido para trasladarse hasta un banco para consignar el efectivo.

Una vez conocido este testimonio se intentó corroborar con la entidad bancaria, pero al verificar, se indicó que no hubo consignaciones de dinero de alguien que respondiera a Luis Ignacio Ascuntar Tulcan, pero lo que si se podía observar es que se habían hecho unos retiros de dinero de esa cuenta días después de su desaparición.

A partir de ese momento unidades de investigación del Gaula Nariño construyen una de las hipótesis que tomaba fuerza, la cual era que el hombre podía haber sido víctima de un posible ‘paseo millonario o secuestro express’, a lo que su hijo decide publicar por distintas redes sociales la fotografía de su padre pidiendo información sobre su paradero.

Luego de unos días, uno de los hijos de Luis Ascuntar, empezó a recibir mensajes de una red social donde publicó la foto de su padre. Estos mensajes en un primer momento indicaban que su papá según parecía, les había escrito, manifestando que se encontraba bien y había decidido salir de la ciudad de Pasto por supuestas amenazas y extorsiones, a lo cual los investigadores del Gaula, bajo un estricto y minucioso análisis lograron determinar que el señor en mención no era quien había escrito dichos mensajes. Unos días después desde esta misma cuenta, el hijo de la víctima recibe un nuevo mensaje donde se asegura que si querían volver a ver su padre con vida, debían pagar la suma de 500 millones de pesos.   

La confesión

Una vez capturada una de las hermanas Arcos, se logra establecer como en compañía de su hermana habían asesinado al señor Luis Ignacio el día 11 de abril de 2019. Así mismo los analistas se sorprenden por la frialdad de la planificación en los hechos, teniendo en cuenta que las dos hermanas se habían tomado el tiempo de organizar al detalle este crimen.

Con la cadena criminal establecida, los investigadores del Gaula reconstruyen lo que en realidad sucedió, llegando a la conclusión que las hermanas Arcos se reunieron con el señor Luis Ignacio en un restaurante, y estas sin que se percatara la víctima, le ofrecieron un vaso con agua que contenía ‘veneno’. Posteriormente decidieron trasladarlo a un lavadero de carros que Cristina Arcos frecuentaba y donde tenía su vehículo, al cual subieron al bombero, para posteriormente asfixiarlo con una bolsa, hurtarle sus pertenencias y arrojar su cuerpo en un lugar boscoso, ubicado en zona rural del municipio de El Encano, Nariño.      

En compañía de un equipo interdisciplinario y la ayuda de un canino de Carabineros, se logran hallar los restos óseos del bombero Luis Ignacio Ascuntar Tulcán, donde se encontraron prendas y objetos que la familia reconoció. Sin embargo, para determinar su plena identidad, en este momento se adelantan los trámites con Medicina Legal para la plena identificación de los restos óseos.

Actualmente, se continúa con las labores investigativas necesarias para dar con la captura de la otra mujer, que se dio a la fuga posterior a la retención de su hermana.

En lo corrido de este año se han denunciado 72 casos de secuestro en el territorio nacional, mostrando una disminución del 49% en comparación al mismo periodo del 2018, lapso de tiempo en el que se presentaron 141 casos. Esto ha permitido 28 rescates y la captura de 473 delincuentes dedicados a este delito.